domingo, 16 de noviembre de 2014

POESÍA - AFRODISÍACO

Nunca una fuerza tan grande como el afrodisíaco del silencio
pudo echar abajo los muros que sostenían nuestras miradas. 
Sin embargo,
Cayendo con gula en la pasión más sensual y desenfrenada,
dejamos que una sonrisa destruyera nuestra vítrea morada.

@jmsegurag